Podemos vender muchos libros en la calle, pero tenemos que hacerlo con sensibilidad y cuidado. Cuando logramos buenos resultados y dejamos una buena impresión, Sri Chaitanya se complace mucho.

Jaya Gurudeva Dasa: Distribuir libros en las calles, centros comerciales y estacionamientos es una buena manera de hacer sankirtana, porque podemos hablar con muchas más personas que si fuéramos de puerta en puerta. Se puede ir de una persona a otra con facilidad. Logramos distribuir cantidades grandes de libros y conocer a muchas personas. Y las calles ponen a prueba nuestra misericordia y nuestra compasión. Uno de los peligros que debemos considerar es que las personas que están en la calle suelen ir con prisa. En los aeropuertos, van con prisa. Generalmente, los materialistas suelen tener prisa cuando salen de sus casas o escritorios. Por eso, los devotos tienen que acercarse con cierta intensidad para captar su atención, y he visto a muchos devotos nuevos o sin experiencia que, sin estar muy convencidos de lo que estaban haciendo, causaron situaciones negativas por accidente. 

A Prabhupada le preocupaba que los devotos causaran una mala impresión en la gente. Por ejemplo, ponte en el lugar de la persona a la que te acercas en un estacionamiento. ¿Qué haces? Esta persona está sentada en su auto y tocas su ventana, y en cuanto ella baja el vidrio, le pones los libros delante de la cara y le dices que son para ella.

Para nosotros es divertido, pero debemos considerar el lado de las almas condicionadas. Para ellas somos unos intrusos. Aunque no sea tu intención, las personas se sienten incómodas si nos acercamos con agresividad. Si un devoto no es suficientemente cuidadoso al tratar con los demás, es posible que se lleven una impresión equivocada de lo que estamos haciendo. Podemos vender muchos libros en la calle, pero tenemos que hacerlo con sensibilidad y cuidado. Cuando logramos buenos resultados y dejamos una buena impresión, Sri Chaitanya se complace mucho. 

Una vez fui a mi banco y vi a un devoto distribuyendo libros delante del edificio, así que decidí sentarme y observarle. El devoto se acercó a un auto ocupado por dos caballeros vestidos con traje y corbata, e intentó distribuirles libros. Ellos estaban conversando y rechazaron la oferta inmediatamente. Aparentemente, este devoto estaba frustrado porque nadie quería llevarse libros, y les dijo: «Deben ser parte de la mafia». Entonces me vio, vino hasta mi y me dijo: «Esos dos son de la mafia». Decidí entrar al banco y, súbitamente, uno de los caballeros que estaba en el auto se me acercó y me dijo: «¿Conoces a ese tipo vendiendo libros? Dile que se guarde los insultos. Soy el director de este banco». Intenté disculparme en su nombre, explicándole que el devoto estaba frustrado y no sabía lo que decía.  A veces hay gente que lo entiende, si se encuentran en un momento en el que están preparados para escuchar; pero la mayoría de las veces se disgustan por el resto de su vida, lo cual es una pena, porque habían entrado en contacto con el movimiento de sankirtana pero perdieron el interés debido a nuestro comportamiento. 


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.