Publicaciones recientes

¿Los fines justifican los medios?

La distribución de libros pasó por una fase en la que, en nombre de la cantidad, se descuidó la calidad, tal como reflejaba el antiguo eslogan de ISKCON: «¡De una manera u otra, vende los libros!» Al sacrificar la calidad, no fue posible mantener la honestidad, la pureza y la cantidad de libros distribuidos.