Nirguna Dasa: El néctar de la distribución de libros es actuar como un alma espiritual, un sirviente de Krishna y del maestro espiritual, un salvador de las entidades vivas caídas. No se actúa desde la plataforma material. Ese es el néctar — alejarse de las modalidades de la naturaleza material. Otra cosa nectárea es ver a Krishna actuando o permitiéndonos actuar en Su nombre. Krishna ayuda a las jivas a llevarse los libros. Ver a las personas transformarse también es maravilloso. Esta es su oportunidad. Han realizado la conexión.

Gauri Devi Dasi: La experiencia más profunda para mi fue aprender a refugiarme más y más en el sankirtana — considerarlo un refugio, un lugar donde experimentaba mi relación con Krishna. Cuando salía a la calle, oraba durante todo el tiempo a Krishna, o la mayor parte del tiempo. Y de esa forma me quedó cada vez más claro que, siempre que realizaba sankirtanae intentaba distribuir libros y predicar a la gente sobre Krishna, me sentía segura porque estaba con Krishna. Pude vivenciar que estaba haciendo lo mejor que podía para servir a Krishna en aquel momento. Y otra cosa que ha hecho que el sankirtana me de vida y sea una experiencia más profunda, es que gradualmente empecé a vivir intercambios reales y crecientes con las almas condicionadas. Cuanto más oraba e intentaba ser externamente estable, más Krishna me permitía concentrarme y experimentar una relación verdadera con el alma condicionada. Cuando dejas ir tu personalidad material y tu condicionamiento, y realmente tratas de ver de dónde viene alguien y te concentras plenamente en vincularte, no puedes dejar de saborearlo. Es una experiencia muy dulce, sientes cierto amor proveniente de las almas condicionadas. Lo aprecian mucho. Es la propia alma, ya sea que se den cuenta o no de lo que les está ocurriendo. Pero puedes ver lo que está sucediendo. Y si sientes amor por las almas condicionadas, te das cuenta de que proviene de Krishna. No proviene apenas de ti, aunque tú también lo sientas. Ocurren dos cosas a la vez. Te das cuenta de que están recibiendo la misericordia de Krishna —no es que tú les estés dando misericordia independientemente de Krishna— y se te permite presenciarlo y experimentar ese amor. Eso es lo que me pasa a mí cuando distribuyo libros, y es tan grato que siempre quiero salir y hacerlo. 

Tapas Dasa: A veces me resulta útil escribir algunas líneas por la tarde. Solo trato de recordar lo que ha pasado en el día para averiguar lo que sucedió o lo que he hice mal. Al día siguiente intento mejorar ese aspecto. Porque estás aprendiendo a ser un devoto mientras sales a sankirtana. Es educativo. No es que el maestro espiritual no esté instruyendo directamente en todo momento, y nosotros sepamos todo. Nuestro maestro espiritual no visita Noruega con frecuencia. Estamos muy lejos, e incluso es muy difícil viajar a Suecia. Así que aprendemos en las calles. Y el Señor Chaitanya nos dice en qué punto nos encontramos. Un día crees que eres humilde, pero el Señor Chaitanya sabe que eres engreído. Y te hace saber que eres engreído. Alguien viene y aplasta tu ego falso. O si te encuentras indefenso o desesperado, Krishna te envía un poco de néctar. De esta manera, el intercambio siempre es muy intenso. Por consiguiente, los devotos que viajan realizando sankirtana no quieren quedarse en el templo. Sienten más la presencia de Krishna en las calles que en el templo. A veces es sorprendente cómo se puede sentir Su presencia.

El ejemplo y la asociación de otros distribuidores de libros

Sri Chaitanya Mahaprabhu enfatizó que lo más importante para un devoto es reunirse con otros devotos. Esta compañía es la fuente de todas las formas de inspiración: desde el primer aprendizaje sobre la conciencia de Krishna, hasta aprender a cantar y realizar servicio devocional, y a comprender la filosofía, al maestro espiritual y su misión. Incluso cuando no disfrutamos de la compañía directa de los devotos (cuando nos encontramos solos distribuyendo libros), sabemos que la fuerza y la inspiración que sentimos proviene de su compañía. Siempre podemos sentir su presencia.

Brihadbhanu Dasa: Una importante fuente de inspiración es la compañía de los devotos, no solo reunirse directamente sino también meditando en ellos. En la última maratón de Prabhupada, por ejemplo, Arjuna Prabhu visitó la casa donde se estaban quedando todos los devotos. Había estado muy ocupado con la administración, y vino para intentar entrar en el humor de la distribución de libros. En la casa estaba Jiva, que distribuía 2 500 libros por semana. Esto inspiró mucho a Arjuna y empezó a meditar en Jiva, y fue a la estación de tren para distribuir una gran cantidad de libros. Tuvo un efecto inmediato. Solo se dejó llevar por la vibración y distribuyó muchos libros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.