Nuestra única técnica es ser seguidores fervientes de las reglas y regulaciones.

A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada
(Conversación, 2 de marzo de 1975)

Prahladananda Swami: En cuanto a las técnicas, Prabhupada me escribió: «¿Qué hay que decir? Decimos lo mismo a todo el mundo. Ocurre en la plataforma espiritual. Cuando un anciano y un joven oyen un trueno nadie tiene que explicarles lo que acaban de oír; lo entienden automáticamente. Igualmente, si simplemente repites lo que escuchas de un maestro espiritual genuino, tendrá efecto incluso si al principio no se entiende». Cuando predicamos, solo repetimos lo que hemos escuchado en la sucesión discipular, y funciona. La vibración sonora de Hare Krishna y la filosofía bhagavatafuncionan en todas las personas, independientemente de si al principio lo entienden o no.

Harikesha Swami: Los mantras [frases rutinarias] actúan como una muleta si no sabes lo que estás haciendo. Una vez que lo sabes, los mantras no hacen falta. Para algunos tipos de distribución específicos, hace falta un mantra – como en los buses o metros. Pero si te acercas a las personas por separado, los mantras son prácticamente en vano, porque se dan cuenta automáticamente de que se trata de un discurso robótico. Tiene que ser muy natural. De esa manera va mucho mejor. Ningún distribuidor exitoso utiliza mantras.Tal vez digan algo parecido al comenzar cada conversación, pero se adaptan según la respuesta de la otra persona. 

Yasoda-dulala Dasa: La distribución de libros se encuentra plenamente en la plataforma espiritual, en la plataforma de la conciencia. Las técnicas o factores externos están subordinados a la conciencia del distribuidor. No es posible compensar una conciencia baja con buenas técnicas. Pero cuando el distribuidor se ha rendido a Krishna y se esfuerza, Krishna en su corazón le inspira para usar la mejor técnica y enfrentar cualquier situación. Por lo tanto, no nos centramos mucho en las técnicas, y en su lugar enfatizamos la importancia de escuchar y cantar con pureza – rendirnos a los libros de Srila Prabhupada y leerlos. De esta manera crecemos y las técnicas también se desarrollan. 

Harinamananda Dasa: Tenemos que entender que se pueden distribuir libros de múltiples maneras y que no existen límites para distribuirlos y aumentar la cantidad. Podemos aprender muchas técnicas, pero para ello es necesario salir e intentarlo. Cuando me piden que muestre cómo distribuyo libros, generalmente me resulta imposible hacerlo. No puedo imitarlo artificialmente, porque cuando me encuentro en la situación real, siento que apenas soy un instrumento para comunicar el mensaje y entregar los libros. Es fácil entender que no somos controladores, apenas el instrumento. Por supuesto, tiene que haber esfuerzo. Pero lo que yo acabe diciendo no será el factor decisivo. Krishna me da la inteligencia para decir las palabras adecuadas en el momento adecuado a la persona adecuada. Me doy cuenta de que estos libros son lo más importante que un alma condicionada puede obtener. Tienen que conseguirlos y yo tengo que dárselos. Si tenemos ese deseo y salimos desamparados, tan solo con la intención de cumplir nuestro deber, Krishna nos dará toda la inteligencia que necesitemos. Nos dará fuerza, poder, vigor e inteligencia. Y nos enviará a las personas adecuadas para llevarse los libros. A veces, cuando nos olvidamos de Krishna y actuamos con apego, las personas no se sienten atraídas y se niegan a aceptar ningún libro. Si nos detenemos a escuchar nuestra propia voz, simplemente veremos que se trata de una vibración sonora mundana. Nos resulta prácticamente imposible escucharnos a nosotros mismos. Pero cuando nos conectamos con Krishna, la misma voz que era material se vuelve espiritual, y las palabras correctas alcanzan el alma. Krishna corresponde y nosotros nadamos en la bienaventuranza. Vemos como los libros se van y nadie puede entenderlo. Es abrumador. Podemos entender que la voz que habla no es la nuestra, sino la de Krishna hablando a través de nosotros, y que somos apenas un instrumento de Krishna, del Pancha-tattva, y el paramparaentero está orquestando ese momento. Se me permite presenciar como distribuyen misericordia, y yo oro fervientemente para no ser un obstáculo en el caudal de misericordia.


1 comentario

Bahu Rupa Caitanya Dasa · febrero 15, 2019 a las 2:38 am

Nectar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.