Haridasa Dasa: Creo que los hippies disfrutan con drogas y alcohol, pero luego sufren; la verdadera felicidad viene de la paz interior con Dios – pero somos libres para degradarnos o elevarnos. Con relación a distribuir libros a las señoras, las más mayores tienen menos pasión y están más establecidas financieramente que las más jóvenes. No me acerco a ellas por un interés ganancial, sino para ocuparlas en servicio devocional antes de que abandonen el cuerpo. Con las mujeres jóvenes soy estricto y autoritativo; la frivolidad es peligrosa y me hace perder concentración y poder mental. He distribuido muchas colecciones a directores de oficinas y profesionales. A ellos les gustan los halagos y reconocimientos, así que suelo decirles que están elegantes o tienen un aspecto saludable, y que seguramente les gustarán nuestros libros porque tienen buen gusto. Les presento los libros con más detalle. Les menciono el propósito de la vida humana y hablo sobre historia, arte, cultura, filosofía o yoga, porque algunos temas atraen más que otros. A los profesionales les gusta que les diga: «Siempre estás ocupado y eso causa estrés; estos libros te ayudarán a relajarte y a encontrar la paz interior, algo que el dinero no puede pagar». Y a las personas mayores les digo, «Este libro está escrito para ti – los últimos años de nuestra vida están destinados a indagar acerca de Dios y nuestro destino después de abandonar el cuerpo». A la gente mayor le gusta que le digan que tienen un aspecto joven o que aparentan tener diez años menos. Siempre se llevan un libro. Yo suelo ser amoroso y los animo, y ellos se muestran agradecidos. Algunas personas responden, «Pero ya tengo muchos libros que no leo». Y yo les respondo, «No los lees porque te aburren. Estos libros no tienen nada que ver con la autosatisfacción, porque no tratan de los objetos irrelevantes y temporales que pasan de moda. Un buen libro es siempre relevante y puede ofrecerte algo y no aburrirte».

Gita-govinda Dasi: Antes de ser iniciada, escuché a un devoto decir que el Srimad-Bhagavatam es tan brillante como el Sol. Y yo lo repito durante sankirtana: «Este libro es tan brillante como el Sol», y comienzo a distribuir muchos libros. Tenemos que decir algo acerca de los libros. Es un aspecto importante. Una o dos frases. «Si te llevas estos libros a casa, tu casa se volverá un lugar sagrado». «Si lees una frase de este libro, tu vida se volverá exitosa». «Este conocimiento es confidencial. Tiene cinco mil años». «Estos libros son una enciclopedia sobre el universo. Describen la creación, los planetas celestiales e infernales, la reencarnación, el karma y varios tipos de yoga». «Los vellos de tu cuerpo se erizarán cuando leas este libro. Encontrarás respuesta a todas las preguntas que se te ocurran». «Este libro cura todas las enfermedades». No uso todas las frases en un mismo encuentro – no puedo citarlas todas a la vez. Una vez, conocí a alguien, y por más que intentara explicarle los libros, él seguía con la duda. Le dije, «Krishna explica en el Bhagavad-gita que tu mente puede ser tu peor enemigo o tu mejor amigo. En este momento, estás dejando que tu mente te arrastre hacia abajo. Depende de ti». Y entonces se llevó el libro. 

Rohinisuta Dasa: Ten cuidado con la palabra yoga. No les hagas creer que estás vendiendo libros de ejercicios de yoga. Esa es la única concepción que tienen de yoga. Tenemos que explicar que nuestros libros tratan sobre bhakti-yoga, una forma práctica de yoga que podemos incluir en nuestro día a día. Lo mismo sucede si mencionas a Gandhi. No digas que el libro trata sobre Gandhi o la sabiduría de Gandhi. Si crees que es bueno mencionarlo, tienes que dejar claro que es un libro que le gustaba mucho a Gandhi y que lo leía frecuentemente.

Jahnavi Devi Dasi (USA): Yo le digo a la gente que este libro es para agudizar la conciencia. Nos enseña a entender quiénes somos más allá de nuestro cuerpo y de nuestra mente. Somos un alma dentro del cuerpo – refulgente, bienaventurada, eterna. Este libro nos enseña a liberarnos del sufrimiento, la envidia, la avaricia, la ira y el miedo a morir – porque cada uno de nosotros tenemos ese potencial ilimitado. Trata sobre yoga, o como conectarnos con Dios. Si leemos este libro, podemos comprender quién es Dios y como desarrollar nuestra relación con Él. Eso es verdadero yoga. Podemos experimentar la presencia de Dios en nuestro corazón cada día, si así lo deseamos. El Bhagavad-gita es un libro maravilloso. Describe cómo podemos entender este mundo y no quedar desconcertados. Entonces cuento la historia de Krishna y Arjuna, o si estoy mostrando el Bhagavatam, cuento la historia de Maharaja Parikshit. Me gusta predicar de una forma directa. A veces leo algún verso del Bhagavad-gita, y les encanta. A veces le digo a la gente que estoy realizando una encuesta, y les pregunto: «Si no eres tu cuerpo ni tu mente, ¿quién eres?» Las personas dan respuestas increíbles. Realmente entran en el asunto. Y ese también es un buen modo de predicar: hacerles preguntas, ¡involucrarlas! A las personas le gusta que les hagan preguntas. Si es alguien extranjero, podemos mantener una conversación sencilla. «Este libro es un regalo de nuestro país para el tuyo, por el bien de la paz, la prosperidad y la amistad». Siempre les digo mi nombre, y entonces les pregunto por el suyo: «¿A qué te dedicas? ¿De dónde eres?» O intento adivinarlo. Cuando voy al aeropuerto de Nueva York para distribuir libros, suelo adivinar de dónde vienen las personas. Y les sorprende:

—Eres de Nigeria, ¿verdad?

—¿Cómo lo sabes?

—Bueno, tengo una percepción extrasensorial… O quizás eres famoso.

Entonces nos reímos y quedan encantados con cualquier cosa que les diga.

Jiva Dasa: Generalmente explico que el libro describe una cultura basada en la autorrealización, y siempre pregunto a las personas si han escuchado hablar acerca de yoga, meditación y cosas por el estilo, para que empiecen a pensar en el asunto. Entonces profundizo un poco más y les digo que los libros explican que, hace milenios, existía una sociedad avanzada en el mundo. Siempre digo algo y, a continuación, vuelvo a involucrarlos. Todas las preguntas tienen un propósito: dar el libro, mantener la atención y convencerles para que decidan llevárselo. El distribuidor de libros tiene que llevar a las personas hasta esa meta.

Sarvatma Dasa: Algunas de las personas a las que más cuesta vender libros son los cristianos nacidos de nuevo, que son como una plaga. En el Cinturón Bíblico (un área del sur de Estados Unidos), muchos de ellos se nos acercan para decirnos lo equivocados que estamos. Con otros, como los jóvenes modernos, soy directo: critico abiertamente el materialismo y les digo qué es verdadera educación. A las amas de casa les pregunto cuándo fue la última vez que leyeron un buen libro no ficcional. La mayoría nunca ha leído uno. Así que les recomiendo uno de nuestros libros. En relación con la gente mayor, Prabhupada decía que los perros viejos no aprenden trucos nuevos. No podemos convencerlos con filosofía, pero podemos ganarnos su corazón con un toque personal. Estados Unidos está despersonalizado, las personas son educadas entre ellas, pero frías. Ni siquiera saben quiénes son o qué quieren, mucho menos revelan sus mentes a otros o escuchan de otros con confidencialidad. Así pues, tratamos de comportarnos como los hijos que nunca tuvieron e intentamos escuchar aquello que quieran decir, y simpatizamos y les convencemos para que se lleven un libro.

Yasoda-dulala Dasa: Distribuir libros a personas mayores puede ser vivificante. Durante un tiempo, distribuía el Prabhupada-lilamrita, y cuando me encontraba a alguna persona mayor, le enseñaba la portada del libro y decía: «Esta es la biografía de una de las personas más famosas de nuestro tiempo, y él era un anciano. Algunas personas le decían que era mayor, pero él decía, “No, ¡no soy mayor! Mi cuerpo está viejo, pero yo me siento joven». Cualquier persona mayor que no padezca demencia senil entiendía el mensaje. Les conmovía que alguien entendiera su verdadera naturaleza, y se llevaban los libros alegremente. No tenemos que pensar que la gente mayor es inútil, o que no tienen dinero o no saben pensar. Si intentamos ser compasivos, Krishna puede mandarnos muchas personas mayores con mucho lakshmi. En cuanto a los hombres de negocios, ellos solo piensan, «¿Quién es un mejor negociante: tú o yo?» Si somos verdaderamente honestos, los convenceremos. Tenemos que ser firmes y decir una frase pesada, clara y nítida para sacarlos de su burbuja sofisticada. Los empresarios piensan que tienen todo bajo control. Podemos decirles que el libro enseña cómo ser un mejor negociante, cómo organizar su vida, incluyendo su negocio.

Haridasa Thakura Dasa: Muchas personas están interesadas en alternativas, o se dan cuenta de que la vida moderna no es satisfactoria. Podemos decir, «Muchas personas están frustradas a pesar de sus comodidades materiales. Tiene que haber algo más. Y estos libros tratan sobre la autorrealización, la felicidad que no depende de lo externo».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.