Al igual que las parejas, las familias son una unidad y suelen tomar la decisión en conjunto. Es un error fatal no involucrar a todos los miembros. En un momento dado, uno de los miembros pronunciará con reprobación: «No nos interesa». Es muy importante involucrar a cada persona en la transacción, o al menos disipar la negatividad. El mismo apego que causa el cautiverio material también puede conceder la liberación. Aunque el apego familiar suele ser el mayor nudo que nos ata a este mundo material, por la misericordia de Sri Chaitanya Mahaprabhu, los distribuidores de libros pueden transformar todo para el servicio a Krishna. A continuación, presentamos dos historias que ilustran (1) como Krishna transformó una situación de manera inesperada a través de otros miembros de una familia, y (2) como usó el apego familiar para obligar a una persona que se resistía a rendirse.

Navinda-nirada Dasa: Durante la maratón de diciembre de 1990 fui al aeropuerto de Ginebra. Era un día festivo y todos los negocios estaban cerrados. Gracias a Krishna conseguí distribuir muchos libros y colecciones. Por ejemplo, me acerqué a una camioneta y saludé a sus pasajeros: una abuela, una madre, un padre y un hijo. Generalmente, este tipo de situaciones no van muy bien. El caballero no estaba interesado («No me gusta leer»), así que le ofrecí los libros a su esposa. Ella y la otra señora parecían interesadas. Me quedaban pocos libros, dos Libros de Krishna y un segundo canto del Bhagavatam. Ellos dijeron, «¡El Bhagavad-gita! Lo conocemos. ¿Y dices que tienes los Vedas? Por favor, tráelos», refiriéndose a la colección del Bhagavatam. Fui a buscar la colección y se la enseñé a las señoras, junto al Bhagavad-gita. La abuela se quedó la colección, pero su hija dijo: «¡No! ¡No puede ser! Yo quería comprarla. ¡Es mi colección!». La abuela se negó a dársela a su hija, pero yo les dije que traería otra de mi auto. «De acuerdo. Pero yo pagaré ambas colecciones», dijo la abuela. 

Vijaya Dasa: Cierta vez, estaba enseñándole libros a una familia y la esposa quería quedarse uno. Estaba muy interesada en la autorrealización, pero su marido quería irse. Ella se alejó enojada y, en aquel momento, la hija miró a su padre y dijo: «Te odio». El caballero decidió entregar una donación y comprarle el libro a su esposa. Es conveniente ser amable con todos los miembros de la familia, incluso con los bebés. A menos que se sientan satisfechos, los otros miembros de la familia se opondrán en un determinado momento. Uno de los cónyuges no estará interesado, o los padres no lo aprobarán, o los niños empezarán a llamar la atención. Para poder darles un libro, tenemos que ser la estrella del espectáculo y mantener la atención de todos.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.