Néctar de la distribución de libros - Sankirtana

El Señor Chaitanya deseaba que el canto de los santos nombres se propagara en cada pueblo y aldea en la faz de la Tierra, y Su deseo se está cumpliendo. Y todo gracias a ustedes, que son siervos sinceros del Señor. Para los karmis siempre es complicado, no tienen tiempo para acudir a eventos o reuniones espirituales. Sukadeva Gosvami analiza la situación de los karmis, que siempre duermen y se entregan a la vida sexual durante la noche y trabajan duramente durante el día: «¿Dónde está el dinero? ¿Dónde está el dinero?» Y cuando consiguen el dinero, acumulan parafernalia para su hogar y otras cosas. Como quiera que sea, gracias a la misericordia del Señor Chaitanya incluso esas personas tan absortas en el materialismo pueden escapar del enredo de maya. Todo lo que tienen que hacer es cantar sin ofensas los santos nombres del señor, el maha-mantra Hare Krishna. Si pronuncian estos sonidos trascendentales continuamente en todas partes, penetrarán sus oídos y entrarán en sus corazones, y su atracción natural por Krishna será revivida. No te preocupes por las excusas temporales de las personas poco afortunadas y dispuestas. Simplemente sigue adelante con nuestro programa de distribuir sankirtana, prasadam y libros, y todo lo demás ocurrirá automáticamente. 

(Carta para Bansidhari, 16 de noviembre de 1970)

Bhaktavatsala Dasa: Durante la batalla de Kurukshetra, Arjuna disparó flechas antes de que el enemigo le atacara. Nosotros tenemos que hacer lo mismo. Cuando las personas en la calle dicen algo negativo, es como si nos dispararan flechas, flechas de indignación o envidia y otras cosas. Nuestras flechas deben ser de conocimiento, y podemos obtenerlas leyendo con atención. Es bueno sacar conclusiones de lo que leemos. A veces, personas educadas nos responden: «No tengo tiempo». Nosotros tenemos que responder: «Nunca tendrás tiempo. ¡Y el tiempo se acaba!» Son palabras duras pueden hacerles entender. Ellos piensan que poseen el control, pero en realidad están bajo el control del tiempo, la manifestación de Krishna.

Pregunta: Algunos tipos de personas tienen reacciones estándar. ¿Te acuerdas de alguna y cómo respondiste?

Rohinisuta Dasa: Algunas personas responden, «Yo no leo». Y yo les digo: «No importa. No se trata de un libro para leer de una vez, como una novela. Es un libro de sabiduría, y puedes leerlo cuando te parezca y tanto cuanto quieras. Y no es necesario leerlo desde el comienzo hasta el fin. Puedes leer una sola página o frase y te inspirará mucho». O también les digo: «Cuando estés aburrido o tu cabeza esté llena de problemas y ansiedades, necesitarás algo filosófico para inspirarte, para lograr fuerza interior y calmar tu mente». A veces los desafío: 

–¿Cuándo fue la última vez que leíste un libro como este?

–En la universidad. 

–Ya va siendo hora de volver a hacerlo. ¡O te olvidarás de leer!

Pregunta: ¿Y si te dicen que no están interesados?

Rohinisuta Dasa: Dejo que se vayan. O vuelvo a intentarlo: «Nadie nace sabiéndolo todo». O, «¿Cómo es posible que no te interese este libro si nunca lo has leído? Contiene mucha sabiduría, y lo estamos distribuyendo para que la gente lo conozca. ¡Llévate uno!» No me complico. Uso pocas palabras con mucha determinación. No me tomo sus excusas en serio. No me engancho con sus mentes. No crean que soy agresivo: no insisto de manera soberbia o desagradable. Lo hago de forma amistosa, se trata de un intercambio personal y a las personas les gusta. Se ponen contentas. Ven que eres determinado, pero, a la vez, desapegado – algo que ellas no consiguen ser. A la gente le interesan los modelos de conducta. Les gusta ver a alguien determinado y convencido en lo que hace.

Pregunta: ¿Qué dices cuando alguien te responde: «Ya tengo uno de tus libros»?

Rohinisuta Dasa: Sucede con frecuencia, y las personas suelen llevarse más. Puedes responder: «¿En serio? ¡Qué bien! ¿Qué libro tienes? ¿El Bhagavad-gita?» Muestro la capa del libro para ayudarle a reconocerlo y le pregunto si lo ha leído. La otra persona seguramente responda que ha leído algunas páginas, así que puedes preguntarle qué le ha parecido. Y lo más probable es que te responda que le ha parecido interesante. En ese momento puedes animarle a continuar leyendo, y decir: «Por experiencia sé que es difícil entenderlo completamente al principio, pero cuanto más lo intentes, más entenderás». Si alguien te dice que ha leído el libro pero que no lo ha entendido, pregúntale qué parte no ha entendido (yo hago esto especialmente cuando voy de casa en casa). A continuación, abro el libro y leo algunas frases o párrafos, y la otra persona se da cuenta de que no es tan difícil de entender. Es importante que los devotos hagan esto, sobretodo cuando conocen a alguien que tiene algún libro y muestra interés. Y a menudo, acaban convencidos y se llevan un par de libros más. A veces, cuando conozco a personas amables en la calle, les pido su dirección y les digo que así puedo enviarles una invitación. Si se muestran dudosas, les explico que se trata de eventos públicos.

Pregunta: ¿Qué pasa cuando tienen libros, pero no quieren comprar más?

Rohinisuta Dasa: Entonces les doy panfletos o tarjetas. No insisto. Es fácil darse cuenta. Siempre intento darles panfletos para dar una buena impresión. 


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.