A principios de este año, Archita Prabhu, un discípulo de Srila Prabhupada que presta servicio al BBT norteamericano, visitó Letonia. Un devoto, Adi Deva Dasa, fue a buscarle al aeropuerto. Archita Prabhu le preguntó:

—¿Cómo te uniste a ISKCON?

—Yo tenía un amigo que era vendedor —respondió Adi Deva—, y durante muchos meses observó a los devotos vendiendo libros. Entonces pensó, «Voy a comprarles los libros al precio más barato posible, venderlos y obtener alguna ganancia». Siempre que veía a algún devoto, le compraba libros al precio más barato. Cuando reunió una buena cantidad decidió venderlos, pero no fue tan fácil como él había pensado. Nadie los compraba. Estaba sorprendido, porque era un buen vendedor. Y había visto a los devotos venderlos con facilidad, así que no entendía por qué no lo conseguía. Finalmente se rindió y empezó a regalarlos a sus amigos. Yo fui uno de ellos, y recibí el Sri Ishopanishad. El resto es historia.

Yo pasé por algo similar unos años atrás en Los Ángeles. Un bhaktaque era un empresario escuchó hablar acerca de nuestra distribución de libros en el aeropuerto y quiso intentarlo. Los devotos le dijeron que hablara conmigo.

Cuando llegamos al aeropuerto, le di algunos consejos sobre lo que decir. Él se acercaba a las personas y les hablaba sobre los libros, pero nadie le daba donaciones. Lo intentó durante dos horas, y apenas una persona le dio una pequeña donación a cambio de un libro pequeño. Mientras tanto, por la misericordia de Krishna, yo estaba distribuyendo libros sin parar. Él estaba sorprendido, porque era un buen vendedor. Vino hasta donde yo estaba y me preguntó por qué. Le pregunté cuántas rondas había cantado antes de venir al aeropuerto.

—Una.

—¿Y cuanto has leído?

—Nada.

Le dije que la distribución de libros no es una actividad material, sino una actividad totalmente trascendental en la que necesitamos la fuerza espiritual que proviene del canto Hare Krishna y de la lectura de los libros de Srila Prabhupada.

Su servidor,

Vijaya Dasa
Ministro de Sankirtana en ISKCON

 

Categorías: Historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.