En Kensington, Canadá, conocí a una anciana con apariencia cansada. Pensé que era una señora sin hogar, pues iba con un carrito del supermercado cargado con bolsas y un perro enfermo atado a una correa. Sin embargo, cuando vi la forma en la que miraba a Rasa Mandali y Yogendra haciendo kirtana en la calle, decidí acercarme.

Comencé mostrándole el Gita, y ella se emocionó mucho.

“Hacía treinta años que no escuchaba el canto Hare Krishna”, dijo, llorando.

Tomó el libro entre sus manos y lo miró profundamente.

“¿Usted nos conoce?”, le pregunté.

“Sí”, dijo ella. “Cuando tenía dieciséis años iba al templo y me quedaba a la clase y el kirtana. Fui durante mucho tiempo. Solía cantar durante todo el tiempo. Entonces las cosas se pusieron muy difíciles y perdí el contacto con ellos. Estoy muy feliz. Estoy muy feliz”.

Le pregunté si quería quedarse el Gita y ella me dio una donación.

La señora me dijo: “¿Sabes? Aunque me alejé completamente, en el fondo de mi corazón conocía a Krishna. Él era todo. Él era amor, y Él era Dios”.

Se quedó un rato más escuchando el kirtana y luego desapareció.

.

Shannon
Canadá

Categorías: Historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.