Mientras distribuía libros en la Universidad de Santa Monica, vi que un mendigo de aspecto desaliñado se acercaba a la mesa. «Oh, no, por favor, que no venga aquí», pensé. Pero él vino y se quedó de pie delante de la mesa, mirando los libros. No hacía falta mirarle para notar su presencia: ¡su olor era suficiente!

Entonces me miró y me preguntó: «¿Tienes el Srimad-Bhagavatam

No podía creerlo. «Eh… Sí, lo tengo».

Se lo entregué y él lo revisó. Entonces dijo: «Tengo el Bhagavad-gita. ¡Es un libro excelente! Ahora quiero leer el Srimad-Bhagavatam. Bhaktivedanta Swami lo menciona muchas veces en sus significados. ¿Cuánto pides por él?»

Avergonzado, le dije: «Lo que quieras donar».

Él dio una buena donación y se fue con su Srimad-Bhagavatam.

¿Cuándo aprenderé a no juzgar un libro por su cubierta? Especialmente después de haber escuchado tantas historias de personas indigentes que resultaron ser agradables y se llevaron libros y dieron donaciones.

Su servidor,

Vijaya Dasa
Ministro de Sankirtana en ISKCON

Categorías: Historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.