En diciembre siempre siento nostalgia de vivir en una camioneta con dos brahmacharis, porque así es como pasé mi juventud en los años 70 y 80.

En aquel entonces, en nuestro primer día, Brajananda me dijo que dijo que él siempre estaba agradecido por el entrenamiento que había recibido: “Si puedes permanecer en el ring, te convertirás en un luchador”.

“Buen consejo”, le respondí.

Este año vendimos muchos libros en Asheville, Carolina del Norte, y parecía que me estaba topando con todas las personas que ya tenían uno o que no estaban interesados. Empezó a llover. Estaba siendo un día duro. Abandoné el ring por un rato. Cuando me volví a incorporar, seguía siendo difícil.

Estaba determinado a convertirme en un luchador, así que continué hasta que me encontré a un joven que dijo: “Mi Bhagavad-gita está muy desgastado, ya es hora de comprar uno nuevo”.

Compró muchos libros e intercambiamos nuestra información de contacto, planeando encontrarnos la próxima vez que estuviera por la zona. Es muy probable que compre una colección del Srimad-Bhagavatam.

Si no hubiera vuelto, no me habría encontrado con este joven. Permanece en el ring, y te convertirás en un luchador.

.

Su servidor,

Mitra Sena Dasa

Categorías: Historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.