Es así que nuestro movimiento Hare Krishna ha heredado el valor de la prédica. Desde sus albores, Dios mismo; el avatar dorado ha venido y ha dedicado años a viajar por el sur de la India para predicar. También Nityananda Prabhu en compañía de Hari Dasa Thakur llamaban a cada puerta para pedirle a la gente que aceptase el canto del santo nombre de Krishna. Narottama Dasa, Srinivasa Acharya y Syamananda Pandit llevaron los escritos de los Goswamis a Bengala para difundirlos, Bhaktivinoda Thakur rescató el Chaitanya-charitamrita para el beneficio de todos. Bhaktisidhanta Sarasvati empleó a fondo la gran arma de la imprenta para propagar las enseñanzas de la conciencia de Krishna y, además, esculpió en el corazón de Srila Prabhupada su instrucción mas íntima: «si alguna vez tienes dinero, imprime libros».  Y Srila Prabhupada lo hizo a lo grande. Tan a lo grande que a día de hoy se contabilizan alrededor de 500 millones de libros distribuidos en todo el mundo. Y esta cifra seguirá subiendo. Toda esta distribución ha sido posible porque ha habido una entrega épica y esfuerzos extraordinarios de discípulos y nietos espirituales de Srila Prabhupada. Personas que son como ángeles que llevan este mensaje a todas las almas, sin discriminación. 

Entonces predicar requiere mucho sudor e incluso sangre. Predicar requiere salir de la zona de confort, es decir, de nuestra propia inercia, para después ser capaces de ir a alterar el rumbo condicionado de otras almas perdidas.

El BBT no es la excepción: es necesario hacer un esfuerzo para que los libros, que son nuestro campo de prédica, lleguen a más y más lugares. En México, cómo en muchas otras partes, tenemos la idea de un BBT predicador. Un BBT que no se limita a vender libros a los templos que los pidan, sino que influye e incluso participa en la distribución de los libros. Un BBT que participa de ferias del libro: cada año en lade Guadalajara (la más importante de habla hispana), el año pasado en la de Cuba (donde hay mucho deseo y aun hay muy pocos libros de Srila Prabhupada), y otras ferias mediante un sistema de concesión a grihasthas para que trabajen y participen simultáneamente. Estamos en el proceso de poner nuestros libros en las principales librerías también, gracias al intermedio de grihasthas distribuidores, y también hacemos mucho esfuerzo en construir una cultura de sankirtana y sankirtaneros, mediante cursos, seminarios, experiencias de maratón en coparticipación con los templos; es decir, mediante una educación sistemática de sankirtana

En todos los sentidos, se lleva a cabo un gran esfuerzo, que se está haciendo y que se tiene que hacer, para cubrir los distintos frentes de esta enorme lucha que nuestros fundadores han abierto contra la ilusión materialista que fuertemente embarga todo este mundo material que equivocadamente llamamos casa.

Su servidor,

Nrisimha Kripa Dasa
Codirector BBT México

Categorías: Comunicados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.