Hay personas que están buscando la misericordia de Krishna con sinceridad, pero los asuntos familiares las mantienen absortas en otras prioridades y por eso les es muy difícil obtener los libros de Srila Prabhupada sin la ayuda de Krishna. Entonces, el Señor crea el mejor de los planes para beneficiar a esas personas en conciencia de Krishna. De esa manera, Krishna utiliza a otras personas como instrumentos para favorecerlas, ya que sólo así se verán obligadas a buscar a Krishna en la forma del Bhagavad-gita.

De pronto, se aproximó una joven con su hijo y me dijo muy contenta: “Qué bueno que te encuentro. Estoy buscando el libro Volver a nacer”. Estas situaciones no son muy comunes, y cualquiera se entusiasma cuando alguien se acerca buscando los libros de Srila Prabhupada. Por eso le pregunté: “¿Alguien te recomendó este libro?”. Muy emocionada, me contó la historia: “No es para mí, es para mi padre. Se olvidó ese libro en el avión y me pidió que lo buscara urgentemente para poder terminar de leerlo. Él te lo compró a ti, así que me pidió que viniera a ver los libros que vendes, y que son interesantes”.

Ella quería saber más, así que preguntó por cada libro, y aunque tenía un presupuesto limitado, decidió llevarse el Bhagavad-gita y Volver a nacer. “Éste es el libro que estaba buscando”, dijo, refiriéndose alBhagavad-gita, “pero ya he gastado mucho con las compras navideñas. Otro día compraré tus libros. Yo vivo en este edificio y siempre te veo aquí. Que tengas una buena venta”.

Entonces me di cuenta que estaba distribuyendo libros en el edificio donde ella vivía, y para animarla a que se llevara los demás libros, me despedí diciéndole: “Sólo estaré en La Paz hasta el 31 de diciembre”.

Krishna es tan magnánimo y experto que arregla diferentes situaciones para otorgar Su misericordia a los demás. En otras palabras, nada puede ocurrir sin la voluntad de Krishna, porque es Él Supremo controlador. Srila Prabhupada lo explica en un significado: “Por lo tanto, cuando quiera que haya paz en el mundo, ha de saberse que se debe a la buena voluntad del Señor. Y cuando quiera que haya un trastorno en el mundo, también se debe a la voluntad suprema del Señor. Ni una brizna de paja se mueve sin la voluntad del Señor.”

 

Mahajana das
Bolivia

Categorías: Historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.