Dvarkarani Dasi, una devota que hace servicio en el BBT, recibió la llamada de una señora que quería el tercer volumen de la trilogía de El libro de Krishna. Solíamos distribuir esa colección en los años setenta.

—Ya no vendemos esa colección —explicó Dvarkarani—. No la hemos impreso en las últimas cuatro décadas, porque ahora tenemos el Libro de Krishna en un solo volumen. ¿Cómo encontraste los dos primeros volúmenes?

—Mi hijo estaba en una tienda de segunda mano —respondió la señora—, y vio los dos primeros volúmenes. Los leyó y le gustaron. Yo también los leí, y luego los leyó mi hija. Nos gustaron mucho. Ahora somos todos vegetarianos y cantamos Hare Krishna. Vivimos en el estado de Maine, en medio de la nada. Por favor, envíanos dos copias del volumen más reciente de El libro de Krishna. Y también quisiéramos una colección del Srimad-Bhagavatam

En otra ocasión, Dvarkarani contestó el teléfono y un señor pidió una gran cantidad de libros Raja Vidya. Era un caballero de 87 años, y ella le preguntó para qué quería tantas copias del libro.

Él respondió que un día, la biblioteca a la que iba se estaba deshaciendo de muchos libros, y él se quedó con algunos. Uno de ellos era el Raja Vidya.

—Me gustó tanto el libro que he decidido pedir varios para darlos a las personas sin hogar de mi ciudad —dijo el caballero—. Algunos están locos, pero otros son amables y están interesados en este tipo de cosas. Así que hablaré con ellos y si veo que les interesa, les daré el libro. Me gusta ayudar a la gente.

Su servidor,

Vijaya Dasa
Ministro de Sankirtana en ISKCON

Categorías: Historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.