Giriraja Swami

Vuelve a ser diciembre, el mes más auspicioso del año en el que se realiza la maratón de distribución de libros. En honor a la ocasión, voy a citar dos versos del Srimad-Bhagavatam que reflejan el humor de los devotos cuando distribuyen la conciencia de Krishna.

¡Oh, joya entre las grandes personalidades!, no siento el menor temor de la existencia material, pues allí donde me encuentre estoy completamente absorto en pensar en Tus glorias y actividades. Mi única preocupación son los necios y sinvergüenzas que elaboran complicados planes para alcanzar la felicidad material y mantener a sus familias, sociedades y países. Me preocupan porque siento amor por ellos.

(SB 7.9.43)

Mi querido Señor Nrisimhadeva, veo que, ciertamente, hay muchas personas santas, pero su único interés es su propia salvación. Sin preocuparse de las grandes ciudades y pueblos, se retiran a los Himalayas o al bosque y hacen votos de silencio [mauna-vrata] para meditar. No tienen interés en salvar a los demás. Yo, por mi parte, no deseo liberarme solo, dejando aquí a todos estos pobres necios y sinvergüenzas. Sé que, sin conciencia de Krishna, sin refugiarse en Tus pies de loto, no se puede ser feliz. Por esto deseo llevarlos de nuevo al refugio de Tus pies de loto. 

(SB 7.9.44)

Para poder distribuir conciencia de Krishna, tenemos que ser conscientes de Krishna. Estos versos tratan sobre Prahlada Maharaja y, en cierto modo, también tratan sobre Srila Prabhupada, quien, en su significado, expresó su propio humor. Y tratan sobre nosotros y cómo Srila Prabhupada quería que practicáramos la conciencia de Krishna. Prahlada Maharaja y Srila Prabhupada se encontraban en un nivel superior de conciencia de Krishna, pero, desde nuestro nivel, nosotros también podemos experimentar un poco de lo que ellos experimentaron: dondequiera que nos encontremos, si nos refugiamos en el Santo Nombre, podemos obtener alivio de las miserias y ansiedades materiales. Podemos cantar alegremente en la sala del templo, junto con otros devotos, delante de las Deidades, y en presencia de Tulasi-devi. En realidad, podemos cantar en cualquier lugar, incluso mientras viajamos distribuyendo libros. Podemos cerrar nuestros ojos y cantar y escuchar, y dejaremos de estar en este mundo material – estaremos con Krishna.

Los devotos necesitan esa conexión con Krishna, no solo por su propio bien, sino también por el bien de otros. Una vez, durante una reunión con Srila Prabhupada en el templo de Atlanta, Svavasa Prabhu preguntó: «¿Cómo podemos incrementar nuestra devoción y nuestro deseo por distribuir más libros?» Él y otros devotos anticipaban alguna fórmula especial para expandir su distribución de libros. Srila Prabhupada no los miró; miró hacia arriba, mientras los demás esperaban en vilo. Finalmente, dijo: «Si quieren aumentar la cantidad de libros que distribuyen, si realmente quieren hacerlo, tengo una única recomendación. (…) Tienen que cantar sus rondas sin interrupciones. Una vez que empiecen, no se detengan hasta acabar». Tal como explicó Svavasa Prabhu, si eres capaz de ganar esa batalla, lograrás vencer el resto del día; pero si la pierdes y permites que tu mente te lleve a otro asunto, tendrás un día difícil. Él también dijo que la energía para distribuir libros proviene del éxtasis desbordante que sentimos al realizar nuestras prácticas espirituales, de nuestra propia conciencia de Krishna.

En el primer verso, Prahlada Maharaja dice que no siente preocupaciones porque, dondequiera que esté, puede sumergirse en el nectáreo océano de la conciencia de Krishna – y eso también es válido para todos nosotros. Donde sea que vayamos, podemos experimentar el néctar de la conciencia de Krishna cantando los santos nombres y leyendo, estudiando y discutiendo acerca de los libros de Srila Prabhupada. 

Así pues, saborear y distribuir van de la mano. Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura dijo que el mejor gosthyanandi es el bhajananandi al que le gusta predicar. Gosthyanandi es aquel que disfruta predicando y compartiendo la conciencia de Krishna con los demás, y bhajananandi es aquel que disfruta en su propio bhajana, sus propias prácticas espirituales. Prahlada Maharaja es un ejemplo de este principio, porque personalmente experimentaba bienaventuranza dondequiera que iba tan solo por cantar y escuchar a su Señor. Aún así, no se conformaba con regresar de vuelta al hogar, de vuelta al Supremo, solo; quería llevar a los kripanan con él. Kripana es una palabra muy significativa. Srila Prabhupada la menciona en el Bhagavad-gita, cuando Arjuna confiesa que ha sucumbido:

Ahora estoy confundido en cuanto a mi deber, y he perdido toda compostura a causa de una mezquina flaqueza. En esta condición, Te pido que me digas claramente qué es lo mejor para mí. Ahora soy Tu discípulo y un alma entregada a Ti. Por favor, instrúyeme. 

(Gita 2.7)

Krpana significa «mezquino». ¿Pero qué relación tiene? Alguien mezquino es aquel que posee un recurso, pero no lo usa. Es posible que tenga mucho dinero, pero no lo gaste con un buen propósito y apenas lo acumule. Nosotros tenemos esta forma de vida humana, que es sumamente excepcional y valiosa, porque se puede usar para comprender a Dios. Y si no la usamos con ese propósito, somos kripanas, mezquinos.

Solo después de muchas vidas hemos obtenido la forma humana; por lo tanto, antes de que llegue la muerte, debemos ocuparnos en el servicio amoroso trascendental del Señor. De este modo cumpliremos el propósito de la vida humana. 

(SB 11.9.29)

No solo tenemos esta forma de vida, sino que tenemos el conocimiento de la conciencia de Krishna, que es lo más valioso, y no deberíamos guardarlo para nosotros mismos: deberíamos distribuirlo.

Sin duda alguna, predicar directamente sobre Krishna puede llegar a ser austero. Tal como dijo Srila Prabhupada: «Si le dices a la gente que abandone sus disparates y se rinda a Krishna, la Suprema Personalidad de Dios, probablemente no te hagan caso. Tal vez unos pocos sí, pero la mayoría no». Lo mismo ocurre cuando distribuimos libros. Puede ser austero, porque a las personas no les gusta el mensaje de la conciencia de Krishna. Vinieron al mundo material para ser Dios, y no quieren escuchar que ya hay un Dios y que ellos tienen que rendirse a Él. Pero si logramos que se lleven un libro, el libro se lo explicará. 

A veces, los lectores perciben que hay repeticiones en los libros de Srila Prabhupada. Según los estándares literarios ordinarios, no debería haber repeticiones. Pero Prabhupada dijo, «No es suficiente decir que Krishna es la Suprema Personalidad de Dios en un significado; tenemos que decir que Krishna es la Suprema Personalidad de Dios en cada significado». Por consiguiente, habrá repeticiones y un lenguaje intenso, pero los libros contienen todo, y si una persona es sincera, recibirá lo que necesita de ellos. Estos libros han hecho muchos devotos, están haciendo devotos en el presente y continuarán haciéndolo en el futuro.

Así pues, «¡Distribuyan libros! ¡Distribuyan libros! ¡Distribuyan libros!» Y logren la fuerza para poder hacerlo cantando, escuchando y siendo firmes en sus prácticas espirituales – y lean los libros. Tal como dijo Srila Prabhupada, «Distribuir mis libros mantendrá a los devotos felices, y leerlos hará que sigan siendo devotos». Él nos ha dado todo, pero tenemos que sacar provecho y hacer lo que él nos dijo. Y así lograremos los resultados y todo el mundo será feliz.

Atentamente, su servidor,

Giriraj Swami

Categorías: Comunicados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.