Bhagavan Dasa

Dos meses de intensa campaña brindaron sus frutos.

Por un lado, tienes el pedido de Srila Prabhupada de publicar tanto como sea posible sus libros sobre la conciencia de Krishna para reducir la ignorancia y el sufrimiento del mundo. Y, por otro lado, también tienes a los seguidores de Srila Prabhupada con la misma avidez, pidiéndote que, por favor, publiques el Bhagavad-gita tal como es, el libro más popular e importante de Srila Prabhupada, a un precio accesible, para que se pueda divulgar lo máximo posible. Está claro lo que tienes que hacer: publicar el libro de Srila Prabhupada. Pero no es tan fácil. Eres el presidente de una oficina del BBT en Brasil sin recursos financieros para realizar una impresión en gran cantidad (algo necesario para que el libro salga barato), una oficina del BBT en Brasil donde la distribución de libros por parte de los devotos, conocido como sankirtana, es casi inexistente. ¿Qué puedes hacer ante ese dilema?

Esta situación fue realmente vivida por Nanda Kumara, el presidente del BBT en Brasil. Preguntándose qué hacer, cuenta que un día tuvo una «epifanía».

«Al responder a un devoto que indagaba la posibilidad de reunir un número de personas para realizar una compra anticipada y una posible impresión, pensé: ¿por qué no intentar una financiación colectiva?».

En lugar de organizar una colecta informal o una plataforma para reunir dinero desde el BBT, Nanda Kumara consideró que sería mejor utilizar las plataformas que ya existen para ello, y solo había ventajas: si no se llegara a alcanzar la osada meta de 151 000 reales (aproximadamente 46 300 dólares), la plataforma devolvería todo el dinero a los contribuyentes sin que el BBT se quedara con nada. Otra ventaja es que transmitiría un gran profesionalismo y confianza a las personas que quisieran invertir.

Decidir la plataforma de financiación colectiva solo era el comienzo. En seguida era necesario hacer muchos números: cuánto invertir en la campaña, la calidad del libro y muchos otros detalles. Finalmente, se eligió la impresión de 10 000 copias de un Bhagavad-gita tal como es completo, en formato de 13,5 x 20,5 cm, pero solo con 800 páginas, algo posible gracias a una buena maquetación, y 16 ilustraciones a todo color. Y se distribuyó el presupuesto en 63% para impresión, 15% para transporte (recordemos que Brasil es un país de dimensiones continentales), 13% obligatorio para la plataforma de financiación colectiva, 5% para impuestos y logística, y 4% para obsequiar a los participantes.

Muestra del presupuesto publicado en la página de la campaña.

Nanda Kumara cuenta que los mayores desafíos fueron «concebir el proyecto, hacer la organización administrativa del mismo y cuantificar los valores reales y viables para que el proyecto fuera sustentable».

Una vez lanzado el proyecto, se acompañó día a día el nivel del progreso de donaciones: 5%, 10%, 12%… El día más emocionante fue cuando los líderes espirituales más activos en Brasil pidieron públicamente a sus discípulos y a todos los entusiastas del Bhagavad-gita tal como es que ayudaran. Chandramukha Swami, que tiene un sistema de comunicación bastante eficiente, publicó un vídeo muy motivador. «¡Hola, amigos! Hoy estoy aquí para hablar de una campaña absolutamente trascendental, la campaña para imprimir 10 000 Bhagavad-gitas tal como es. Esta convocatoria es para todo el mundo que me sigue en alguna red social: en Instagram, Facebook… todo el mundo que generalmente escucha mis mensajes de audio en Whatsapp… Todo el tiempo menciono ese libro, que no solo transformó mi vida, sino la de millones de personas. Y ahora tienen una oportunidad de oro para realizar servicio devocional a Krishna, la oportunidad de unirnos y alcanzar la meta».

Después de que los líderes realizaran este tipo de publicaciones, rápidamente se recaudaron miles de reales para la campaña.

No obstante, en determinado momento la campaña pareció enfriarse. Esa fase quedó registrada en las siguientes palabras de Purushatraya Swami, publicadas en una red social: «No podemos ni pensar en no disponer de Bhagavad-gitas… Sería una verdadera lástima. Vamos a unir nuestras fuerzas. Cada uno puede ayudar con lo que pueda. Todos salen ganando. Hasta el momento se ha recaudado un 31% de la meta, y la campaña finalizará dentro de 26 días. Atención: el resultado está lejos de lo esperado. Eso es preocupante». Así, Purushatraya Swami finalizó su mensaje confiando en la fuerza de la gratitud de aquellos que vieron sus vidas reformadas por las enseñanzas de Krishna y Prabhupada: «Bueno, espero que los devotos y devotas que deben la sanidad de sus vidas a Srila Prabhupada no permitan que ocurra semejante tragedia. ¡Vamos! ¡Es hora de retribuir lo que Prabhupada hizo por nosotros!».

Camila Loricchio, gestora de marketing de la campaña, explica que el equipo sintió el enfriamiento de las contribuciones. Al mismo tiempo, comenta que era algo previsto y que supieron lidiar con ello. «Al ser una meta tan alta y considerando que mucha gente podría tener dificultades con la plataforma, ya estábamos preparados para algunos estancamientos. Fue muy importante mantener el entusiasmo inicial, continuar divulgando, crear imágenes para las redes sociales, realizar reuniones y pedir ayuda a diversas personas para que divulgasen la campaña».

La esperanza de Purushatraya Swami se concretizó: unos días después del estancamiento, la campaña recuperó el aliento y alcanzó el 75% de la meta, con un total de casi 300 participantes.

¡Al final, a 3 días de la fecha límite, la campaña consiguió alcanzar la meta! En esos últimos 3 días, se superó la meta… ¡llegando a 170 000 reales! Ante ello, fue posible ofrecer una edición aún mejor que la prometida. Sin ningún costo extra para los participantes, el BBT entregará el libro impreso en un papel más espeso y duradero, y una portada de primera calidad con solapas.

Al comienzo de este artículo, se dijo que la financiación colectiva era necesaria debido a la falta de recursos, pero este tipo de publicación tiene sus propias ventajas. Ciertamente, el BBT no habría sido capaz de vender más de 50 000 Bhagavad-gitas en dos meses, tal como hizo a través de la campaña, si hubiera elegido publicar y vender los libros de la manera convencional. Más que eso, la publicación de manera tradicional no habría revelado el poder de cooperación entre los devotos y demás aficionados del Bhagavad-gita. Nanda Kumara comenta sobre esta unión, que, en su opinión, fue la mayor conquista de la campaña:

«Sin lugar a dudas, el elemento más apasionante de la campaña fue ver la unión de los devotos, independiente de la misión, dejando sus diferencias de lado y juntándose por un propósito mayor. Fue ver que los libros de Prabhupada son poderosos y superan cualquier cosa que podamos imaginar. No son apenas libros, sino herramientas para la iluminación individual y colectiva».

A modo de conclusión, Nanda Kumara dijo: «Mi mayor realización en esta campaña fue que Krishna realmente nos muestra lo que describe en el Bhagavad-gita. La batalla ya ha sido ganada; Él solo quiere que seamos el instrumento de esa misión, y aunque tenemos la opción de no serlo, de desistir, la batalla ocurrirá, pues depende de Él. Estoy muy contento, de verdad, al ver la gran posibilidad que está surgiendo de una nueva estructuración y un nuevo momento para el BBT».

Después de este éxito, ¿vendrán otras campañas? Nanda Kumara dice que sin duda alguna.

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.